• 15/11/2022
  • Productos

Con LIQUI MOLY, los vehículos eléctricos frenan de forma fiable

El líquido de frenos DOT 5.1 EV se ha desarrollado para las instalaciones de vehículos modernos que también se instalan en vehículos eléctricos

Los vehículos híbridos y los totalmente eléctricos muestran muchas diferencias respecto a los vehículos convencionales con motor de combustión. Esto se aplica tanto a la propulsión como a las piezas que hacen que la aceleración generada se reduzca de nuevo: los frenos. LIQUI MOLY, el especialista en productos químicos para automóviles, ha desarrollado un líquido de frenos especial para vehículos de propulsión eléctrica: DOT 5.1 EV: hay varias razones para ello.

Los vehículos con motor de combustión convencional disponen de un sistema de frenado: los vehículos eléctricos e híbridos también. En todos, el líquido de frenos debe cambiarse en la mayoría de los casos cada dos años. «Pero ahí se acaban las similitudes, ya que el perfil de requisitos que muestran los eléctricos es bastante diferente», afirma con conocimiento de causa David Kaiser. Él dirige el departamento de Investigación y Desarrollo en LIQUI MOLY. Por este motivo, el especialista en productos químicos para vehículos ha desarrollado el líquido de frenos DOT 5.1 EV. EV son las siglas en inglés para vehículo eléctrico.

Existen varias razones por las que los sistemas de frenado de los vehículos con accionamiento parcial o totalmente eléctrico son más exigentes. «Una de ellas es la protección anticorrosión», afirma David Kaiser. «Dado que el motor eléctrico también funciona como freno y obtiene con ello energía para la batería, el sistema de frenado mecánico se utiliza con menos frecuencia. Esto provoca una corrosión puntual». Los aditivos especiales contrarrestan este fenómeno.

«Sin embargo, esto no significa que un sistema de frenos en un vehículo eléctrico solo funcione con suavidad», afirma el jefe de desarrollo de LIQUI MOLY. «Estos vehículos son, por lo general, más pesados que los vehículos de combustión y alcanzan rápidamente altas velocidades a las que, en caso de peligro, también deben frenarse bruscamente. De este modo, los frenos se calientan muy rápido. Los líquidos de frenos, como nuestros nuevos DOT 5.1 EV, deben funcionar incluso con el sistema de frenos muy calientes y, por lo tanto, requieren un punto de ebullición alto en seco y en húmedo».

La tercera característica es que la conductividad de corriente sea lo más baja posible. Esto desempeña un papel importante cuando se instala un sistema eléctrico cerca del sistema de frenado y no se protege suficientemente de la electricidad. Al igual que ocurre con la carga inductiva inalámbrica del cepillo de dientes eléctrico o del teléfono móvil, en el sistema de frenado se pueden inducir tensiones eléctricas que pueden degradar el líquido de frenos o provocar corrosión.

La cuarta propiedad relevante es la viscosidad. «Al igual que con el aceite de motor, el comportamiento de flujo es decisivo para el rendimiento del líquido. Cuanto menor sea la viscosidad, más rápido se lubricará el motor. Un líquido de frenos de baja viscosidad transmite los impulsos de frenado en el sistema con mayor rapidez, los sistemas electrónicos de asistencia a la conducción como el ABS o el ESP funcionan mejor y son aún más sensibles», afirma David Kaiser.

Tanto para líquidos de frenos como para aceites de motor se aplica: Utilizar solo lo que está permitido. Las homologaciones y las especificaciones son la medida de todas las cosas.

  • excelente compatibilidad con el elastómero
  • excelente comportamiento con temperaturas bajas
  • punto de ebullición extremadamente alto en húmedo y en seco
  • excelente protección contra la formación de burbujas
  • proporciona un alto poder lubricante en todos los componentes móviles del circuito hidráulico de frenos
  • alta estabilidad térmica
  • buen comportamiento viscosidad-temperatura
  • baja conductividad eléctrica
Cláudio Delicado
Strategic Communication & Marketing
Teléfono:
+351 (21) 925 07 32
E-mail:
claudio.​delicado@​liqui-​moly.com