El consuelo de la corona

En su circular del 16.03.2020, el CEO Ernst Prost sorprende a sus colegas con un bono de 1,000 euros por su gran compromiso durante la crisis de Covid-19.

Queridos copartícipes, queridos colegas atormentados por el coronavirus:

En todas las áreas de la empresa hemos logrado hoy el equilibrio entre la protección de la salud y la continuación del trabajo. Planes de emergencia, teletrabajo, adaptación de turnos, oficinas de ocupación reducida, etc., etc., etc. Junto a las medidas generales de prevención, también hemos puesto en práctica numerosas propuestas que vinieron de ustedes. Todos aquellos puestos que son cruciales para la empresa permanecen ocupados y garantizan su funcionamiento. ¡Se lo agradezco de todo corazón!

Estoy enormemente orgulloso por la manera tan profesional y meditada en la que ustedes están gestionando esta crisis, por no llamarla catástrofe. Hay destrozos por todos lados, naturalmente. Hay condiciones ante las cuales solamente podemos reaccionar. A cada hora nos tenemos que enfrentar a nuevos retos y situaciones que hace unos pocos días nos parecían inimaginables. Los gobiernos y las autoridades redactan decretos y toman medidas minuto tras minuto... Es otra clase de epidemia a la que también nos enfrentamos.

Veo con satisfacción que en nuestra familia Liqui Moly / Meguin seguimos actuando de manera tranquila y sosegada, y que gestionamos la crisis con las ideas muy claras. Es un gran logro. No cabe duda de que este cataclismo nos mantendrá en alerta durante mucho tiempo, nos costará muchos nervios y se tragará ingentes cantidades de dinero. Pero también es bonito ver cómo arrimamos el hombro ante estas situaciones, realizamos nuestro trabajo con voluntad inquebrantable y remamos todos a la vez, sin excepción. ¡Sí, la familia Liqui Moly / Meguin funciona!

Me puedo imaginar que las circunstancias actuales significan para usted invertir más, no sólo en términos de tiempo, sino también de finanzas. Por ello, me permito ordenar que se les complemente el próximo pago del salario con una aportación extra ante el coronavirus por valor de 1000 euros brutos. Un modesto agradecimiento por su incansable labor en pos de nuestra meta común. Y, por favor, permítanme recordarles con humor que, ¡no vayan a comprar más papel higiénico con este dinero! :) :) Cuídense mucho, sus seres queridos le necesitan, y la firma, ¡también!