Wähle ein anderes Land oder eine andere Region, um Inhalte für deinen Standort zu sehen. Select another country or region to see content for your location. Seleccione otro país o región para ver el contenido de su ubicación. Selecteer een ander land of een andere regio om de inhoud van uw locatie te zien. Vælg et andet land eller område for at se indhold, der er specifikt for din placering. Voit katsoa paikallista sisältöä valitsemalla jonkin toisen maan tai alueen. Choisissez un pays ou une région pour afficher le contenu spécifique à votre emplacement géographique. Επίλεξε μια άλλη χώρα ή περιοχή, για να δεις περιεχόμενο σχετικό με την. Scegli il Paese o territorio in cui sei per vedere i contenuti locali. 別の国または地域を選択して、あなたの場所のコンテンツを表示してください。 Velg et annet land eller region for å se innhold som gjelder der. Escolha para ver conteúdos específicos noutro país ou região. Välj ett annat land eller område för att se det innehåll som finns där. Konumunuza özel içerikleri görmek yapmak için başka bir ülkeyi veya bölgeyi seçin. Chọn quốc gia hoặc khu vực khác để xem nội dung cho địa điểm của bạn

Diese Box wird angezeigt, da die Seitensprache nicht mit einer den Browsersprachen übereinstimmt.

Close




Egocentrismo

El director gerente de LIQUI MOLY, Ernst Prost, advierte ante la escasa atención a los intereses del cliente

Queridos compañeros y compañeras:

 Opino que, junto a la arrogancia, el egocentrismo (cuando el cliente molesta) es el mayor peligro para las empresas que gozan de éxito. Los unos se creen los más grandes y los otros solo piensan en sí mismos, porque son de la opinión de que el éxito llega automáticamente y que ya no les abandonará jamás.


«Lo siento, el Sr. Müller está en una reunión». Esto puede pasar, o incluso puede ser necesario, pero si se convierte en la respuesta habitual cuando un cliente necesita comentar algo, entonces no se han hecho bien las cosas. Reuniones, conferencias, viajes de negocio, conversaciones de coordinación y similares acaparan el 90% del tiempo de los directivos, según se desprende de estudios sobre este tema. ¡Ostras! La palabra director gerente debería significar ocuparse de los negocios... Y los negocios se hacen con los clientes. No es solo asunto de los directores, sino de todo el mundo...

En burocracia y administración no hay nadie que nos gane a los alemanes. No está de más, pero tampoco hay que exagerar. Quien desperdicia su tiempo con la burocracia, luego le falta para dedicarse a sus clientes y para enfrentarse a la competencia... Percibo mucho egocentrismo en gran cantidad de empresas, también en la nuestra. Un tedioso e interminable tira y afloja, parecido al de las grandes empresas o incluso al de un organismo oficial, sobradamente conocidos por su lentitud. No nos sirve para nada. El estar centrados solo en nosotros mismos no es ningún logro, no le sirve de nada al cliente y tampoco nos conduce al éxito. El éxito aparece cuando hay proyección exterior: hacia el socio, hacia el cliente y hacia los mercados. Las reuniones interminables, los montones de páginas con instrucciones de organización, los farragosos procedimientos, horas y horas de conferencias o esos horribles intercambios de acusaciones y justificaciones por correo electrónico acaban cansando, nos quitan tiempo y generan frustración. Y así puede ocurrir que el cliente se perciba como una molestia y que la empresa se retrase mucho en atender sus peticiones, si es que se llega a encontrar a alguien que quiera escuchar...
Las coincidencias no son las que empujan a una empresa al fracaso o las catapultan al éxito. Es el trabajo duro y tenaz. Es la proyección exterior en vez del egocentrismo, la rapidez en vez de la apatía y la disposición de todos los que están en la empresa a hacer bien el trabajo en lugar de debatir por debatir y empeñarse en tener la razón. No cabe duda de que la organización, las estructuras, los sistemas y el orden son necesarios. Igual de necesarios son la flexibilidad, la capacidad de adaptación, las ganas de vender y una marcada orientación al cliente en lugar del presuntuoso egocentrismo y los jueguecitos en el seno de la empresa. De nada sirve la mejor de las organizaciones cuando alguien tiene que esperar días hasta que le responden o solo salta el contestador automático cuando llama y los responsables peregrinan de reunión en reunión. Tiene que quedar tiempo para los negocios, para un servicio al cliente genuino y amable que cuide personalmente las relaciones y para una labor de ventas eficaz. A lo largo y ancho de la plantilla de una empresa hay que mantener la cultura del emprendimiento y no la cultura del funcionariado.

Cuando todos los compañeros y compañeras de una empresa, en nuestro caso 1000 copartícipes, se deciden a emprender algo, a reducir los costes, a aumentar ventas y beneficios, a mejorar calidad y rendimiento para entusiasmar a los clientes, entonces la empresa va a seguir gozando de buena salud y éxito, pero solo así...

Resumido en una frase: El cliente es el rey y tenemos que atenderle, porque de él nos viene el dinero.

Saludos cordiales,

Su

Ernst Prost


Europe

Bosna i Hercegovina
Czechia
Danmark
Deutschland
Eesti
España
France
Great Britain
Hrvatska
Ireland
Italia
Kosovë
Latvija
Lietuva
Magyarország
Nederland
Norge
Österreich
Polska
Portugal
Schweiz
Slovensko
Srbija
Suomi
Sverige
Türkiye
Ελλάδα
Беларусь
Македонија
Монтенегро
Россия
Србија
Украина

Asia Pacific

Australia
Brunei
Indonesia
Malaysia
Myanmar
New Zealand
Pakistan
Singapore
Thailand
Việt Nam
Казахстан
Киргизия
ישראל
ایران
中国
日本
대한민국

Americas

Argentina
Bolivien
Brasil
Chile
México
Paraguay
Perú
Trinidad & Tobago
Uruguay

The United States, Canada and Porto Rico

Canada
USA

Africa, Middle East and India

South Africa
Uganda