Copartícipes

El director gerente de LIQUI MOLY, Ernst Prost, sobre participar en lugar de colaborar

Muy buenas, queridas compañeras y queridos compañeros:

 «Clava diez chavetas a este tablón y cuando acabes te doy otra tarea». Un buen ejemplo de la clásica relación entre empleadores y empleados. No va en serio, pero en verdad lo refleja perfectamente. :-) . Yo  prefiero a los copartícipes. Somos ya casi 1000 de esta clase. Desde hace más de veinticinco años procuro que sea esta la filosofía por la que se rijan nuestras acciones en la empresa. Sigue habiendo algunos que no acaban de entender que participar es mil veces mejor que tan solo trabajar.

Sigue habiendo unos cuantos que le ponen comillas a la palabra copartícipe y tengo que seguir explicando que esto no es ningún engaño, sino que se trata de la descripción del tipo de equipo que somos, para trabajar para el bien de la empresa, y con ello, para el bien de todos. Estamos participando en algo todos juntos. Y eso ya está pero que muy bien. A un partícipe no hay que decirle con qué martillo, tiene que clavar qué chaveta en qué tablón. Eso ya lo sabe. Ahorrar costes, mejorar las ventas, alcanzar beneficios; las disciplinas reina en cualquier empresa las realiza mil veces mejor, de manera más fiable y con mayor compromiso alguien que participa que alguien que tan solo recibe órdenes. Nos portamos bien con la empresa y la empresa se porta bien con nosotros. Es tan solo un simple ejemplo del cuidado mutuo que favorece a todos los que formamos esta comunidad.

También a mi familia Liqui Moly / Meguin worldwide se le ponen frecuentemente las comillas. Ahora díganme ustedes, ¿qué modelo de convivencia aporta mayor estabilidad, atención y disposición a ayudar que la familia? Sin duda que en las familias hay roces, pero así y todo nos mantenemos juntos y nos apoyamos. También este aspecto de la arquitectura de nuestra empresa se basa en nuestra filosofía empresarial de humanidad. Aquí no se machaca ni se abandona a nadie. Nadie es un simple número, ni tampoco se convierte en víctima de racionalizaciones pensadas para aumentar las ganancias. Y es justamente por esta razón por la que ya somos 1000 copartícipes; y porque hemos incluido a todos nuestros clientes, compañeros de negocios y socios en la familia global Liqui Moly / Meguin, todos los años cosechamos éxitos comerciales uno tras otro.

Ni el egocentrismo, el egoísmo ni la rivalidad tienen cabida en nuestro trabajo, sino el compañerismo, la amistad y el servicio por el bien común. Me permito citar a Robert Bosch, quien dijo una vez: «No pago sueldos tan buenos porque tengo mucho dinero, no, tengo tanto dinero porque pago buenos sueldos». El aspecto monetario cuenta mucho, sin duda, tanto como el aprecio, el respeto, el trato respetuoso y el trabajo centrado de todos con un fin concreto, que no es ni más ni menos que a la empresa le vaya bien, para que los puestos de trabajo estén seguros y para que el trabajo sea divertido.

Saludos cordiales,

Su Ernst Prost