Wähle ein anderes Land oder eine andere Region, um Inhalte für deinen Standort zu sehen. Select another country or region to see content for your location. Seleccione otro país o región para ver el contenido de su ubicación. Selecteer een ander land of een andere regio om de inhoud van uw locatie te zien. Vælg et andet land eller område for at se indhold, der er specifikt for din placering. Voit katsoa paikallista sisältöä valitsemalla jonkin toisen maan tai alueen. Choisissez un pays ou une région pour afficher le contenu spécifique à votre emplacement géographique. Επίλεξε μια άλλη χώρα ή περιοχή, για να δεις περιεχόμενο σχετικό με την. Scegli il Paese o territorio in cui sei per vedere i contenuti locali. 別の国または地域を選択して、あなたの場所のコンテンツを表示してください。 Velg et annet land eller region for å se innhold som gjelder der. Escolha para ver conteúdos específicos noutro país ou região. Välj ett annat land eller område för att se det innehåll som finns där. Konumunuza özel içerikleri görmek yapmak için başka bir ülkeyi veya bölgeyi seçin. Chọn quốc gia hoặc khu vực khác để xem nội dung cho địa điểm của bạn

Diese Box wird angezeigt, da die Seitensprache nicht mit einer den Browsersprachen übereinstimmt.

Close



"¿Coronavirus controlado o controlado por el coronavirus?"

El director gerente de LIQUI MOLY, Ernst Prost, sobre la recuperación de la economía

Queridos compañeros y compañeras:

Por lo que parece, creo que hemos vuelto a burlar al mismísimo demonio. Por todos sitios hay indicios de que empieza la relajación, dependiendo, claro está, del estado federado y de quién sea el príncipe, perdón, el presidente... Mucho vaivén, primero hacia allá y luego hacia acá, salto adelante y luego salto para atrás. Bueno, para que este encierro no deje un montón de escombros, se tiene que ir poniendo en marcha todo, muy despacio. Con cuidado, claro que sí... Pero también de manera coherente para que podamos escapar de las garras del colapso económico. Tiene que aparecer de nuevo el consumo. Comprar y vender. Producir y consumir. Y volver a invertir con optimismo, valentía y decisión. Todos, empresas y hogares.

Eso es lo valioso. A la larga, no sirven los miles de millones de ayudas estatales, ni los subsidios, ni los créditos ni nada que se le parezca. Los créditos no pueden sustituir a las ventas. Solo aquellas empresas que puedan abrir, tendrán trabajo, ventas y rendimiento. Dineros de rescate, bajadas de impuestos o subsidios más altos, no es que no sirvan de nada si las personas no pueden ir a comprar, sino que es un regalo envenenado para aquellas personas que demandan ahora más dinero del Estado de lo que ellos recibirían si trabajaran. Las ayuda transitorias están bien... ayudar siempre está bien. Pero esto no se debe convertir en un estado permanente. Tenemos que recuperar lo que teníamos antes del coronavirus.

Los consumidores son también productores y viceversa. En una economía con división del trabajo todos producen para todos y todos se benefician de todos. Si todos tenemos trabajo, entonces tendremos ingresos y podremos comprar. Parece sencillo, pero es la piedra angular de nuestra economía libre de mercado. El objetivo es el pleno empleo con salarios y sueldos dignos. No es la función del Estado el conseguirlo, sino de la sociedad, los ciudadanos, las empresas con sus plantillas, es decir, de todos nosotros. Ha llegado el momento de las mentes creadoras, de los trabajadores aplicados, de aquellos que creen en el futuro, de que los que creen en sí mismos se apasionen y se les ocurra algo y se pongan manos a la obra. Si ligamos el subsidio a una prohibición de trabajar, no lograremos el repunte. Me refiero a eso también cuando digo "regalo envenenado".

Siempre se encuentra trabajo. Hay mucho que hacer. Si se bajan las palancas y se detiene la empresa por completo, como ha hecho más de uno sin tener necesidad de ello, entonces no debe extrañar que esté todo parado. Eso no es culpa de la crisis, sino de cómo se reacciona ante ella. Me vienen a la mente muchos ejemplos.

Como nosotros seguimos produciendo y vendiendo, tenemos necesidad de toda clase de mercancías y servicios. No siempre encontramos lo que queremos: "Lo siento, tenemos jornada reducida, ¿sabe usted?" No tendría por qué pasar ahora. Pero da igual... NOSOTROS continuamos y vamos ocupando los huecos que la competencia va dejando. Nosotros aprovechamos nuestra oportunidad, precisamente en la crisis, porque no abandonamos o buscamos que nos proteja el Estado, porque nosotros nos mantenemos firmes y es precisamente así como nos imponemos, ¡como tiene que ser!

De todo corazón,

Su

Ernst Prost


España