Wähle ein anderes Land oder eine andere Region, um Inhalte für deinen Standort zu sehen. Select another country or region to see content for your location. Seleccione otro país o región para ver el contenido de su ubicación. Selecteer een ander land of een andere regio om de inhoud van uw locatie te zien. Vælg et andet land eller område for at se indhold, der er specifikt for din placering. Voit katsoa paikallista sisältöä valitsemalla jonkin toisen maan tai alueen. Choisissez un pays ou une région pour afficher le contenu spécifique à votre emplacement géographique. Επίλεξε μια άλλη χώρα ή περιοχή, για να δεις περιεχόμενο σχετικό με την. Scegli il Paese o territorio in cui sei per vedere i contenuti locali. 別の国または地域を選択して、あなたの場所のコンテンツを表示してください。 Velg et annet land eller region for å se innhold som gjelder der. Escolha para ver conteúdos específicos noutro país ou região. Välj ett annat land eller område för att se det innehåll som finns där. Konumunuza özel içerikleri görmek yapmak için başka bir ülkeyi veya bölgeyi seçin. Chọn quốc gia hoặc khu vực khác để xem nội dung cho địa điểm của bạn

Diese Box wird angezeigt, da die Seitensprache nicht mit einer den Browsersprachen übereinstimmt.

Close



El sistema de propulsión adecuado

El director gerente de LIQUI MOLY, Ernst Prost, sobre la búsqueda del sistema de propulsión ideal

Queridos compañeros y compañeras:

¿La Edad de Piedra se acabó porque ya no quedaban piedras? Lo dudo. Tampoco se acabó la Edad de Bronce porque ya no quedara bronce, sino porque apareció algo mejor. Y cuando aparezca algo mejor que el motor de combustión, también éste pasará a la historia. No será porque se acaben las reservas de aceite y gasolina, sino por la irrupción de una tecnología mejor. Quizá sea el motor eléctrico propulsado con baterías. Pero quizá sea la propulsión a base de hidrógeno... o motores diésel y gasolina optimizados en gran medida con combustibles elaborados sintéticamente y que funcionen de manera más respetuosa con el medio ambiente que cualquier motor eléctrico... La palabra clave aquí es equilibrio ecológico.

Cuando pienso en mis tiempos de mecánico de automóviles, recuerdo que antes apenas se necesitaba dar vueltas a un par de tornillos de ajuste, por ejemplo en el carburador, la bomba de inyección o en la distribución de válvulas, para reducir significativamente el consumo de combustible y reducir también la emisión de gases. Creo que los motores de gasolina y diésel a día de hoy no han alcanzado todavía el máximo desarrollo tecnológico. Se pueden optimizar todavía. Lo decisivo es el equilibrio ecológico de un motor, incluyendo aquí los costes de fabricación y la carga ambiental que van ligadas a la producción de las baterías. Y es aquí donde tengo mis reservas respecto a la rentabilidad absoluta y el impacto medioambiental de los motores eléctricos. Sobre todo a la hora de evaluar la huella ecológica de un sistema de propulsión. ¿Por qué no apostar por una investigación en ambas direcciones con resultado abierto? A veces, conviene mejorar lo viejo en lugar de obstinarse en idear algo nuevo por todos los medios. Precisamente el motor diésel, con tan mal nombre, tiene todavía un enorme margen de mejora que puede convertir este sistema de propulsión no solo en rentable, sino también en más respetuoso con el medio ambiente. Cuando veo las impresionantes mejoras que alcanzamos con tan solo combinar aceites modernos con nuestros aditivos, me atrevo a pronosticar que el motor de combustión todavía no ha perdido, ni de lejos, la batalla contra el motor eléctrico. Tanto los políticos como el sector económico deben darle al menos esa oportunidad a los creadores e ingenieros... Están en juego puestos de trabajo de una industria desarrollada, la idea no debe ser crear trabajo a base de destruir trabajo. Los consumidores deberían participar también. En una encuesta que realizamos hace poco tiempo, la gran mayoría de compradores se decanta por el motor de combustión. Con razón. Precisamente los diésel, con sus ya bajas emisiones de CO2, podrían ayudar a reducir las emisiones contaminantes según los objetivos ambientales europeos, si se combinan con una depuración eficiente de los gases de escape.

Tanto la generación de hidrógeno para células de combustión como la producción de combustibles sintéticos, mediante energía solar, con los que funcionen los motores han pasado de ser visiones a ser técnicamente viables hoy en día. Todo ello sin baterías y sin la explotación depredadora de materias primas.

Parece mejor a todas luces que generar electricidad en vetustas centrales eléctricas a base de lignito, que vamos a mantener en la red hasta 2038 con miles de millones euros de los contribuyentes, o en centrales nucleares contaminadas para que circulen coches eléctricos presuntamente respetuosos con el medio ambiente. Y a largo plazo, si queremos emitir menos gases contaminantes y proteger el medio ambiente, y aun así mantener toda nuestra movilidad, deberá ser más bien: Un mix de tecnologías diversas y diferentes. Pero nunca un monocultivo impuesto al país de los inventores e ingenieros.

Saludos cordiales,

Su 

Ernst Prost


España

Europe

Bosna i Hercegovina
Bŭlgariya
Czechia
Danmark
Deutschland
Eesti
España
France
Great Britain
Hrvatska
Ireland
Italia
Kosovë
Latvija
Lietuva
Magyarország
Nederland
Norge
Österreich
Polska
Portugal
Schweiz
Slovensko
Srbija
Suomi
Sverige
Türkiye
Ελλάδα
Македонија
Монтенегро
Россия
Србија
Украина

Asia Pacific

Australia
Brunei
Indonesia
Malaysia
Myanmar
New Zealand
Pakistan
Singapore
Thailand
Việt Nam
Казахстан
Киргизия
ישראל
ایران
中国
日本
대한민국

Americas

Argentina
Bolivien
Brasil
Chile
México
Paraguay
Perú
Trinidad & Tobago
Uruguay

Africa, Middle East and India

South Africa
Uganda

The United States, Canada and Puerto Rico

Canada
USA