Wähle ein anderes Land oder eine andere Region, um Inhalte für deinen Standort zu sehen. Select another country or region to see content for your location. Seleccione otro país o región para ver el contenido de su ubicación. Selecteer een ander land of een andere regio om de inhoud van uw locatie te zien. Vælg et andet land eller område for at se indhold, der er specifikt for din placering. Voit katsoa paikallista sisältöä valitsemalla jonkin toisen maan tai alueen. Choisissez un pays ou une région pour afficher le contenu spécifique à votre emplacement géographique. Επίλεξε μια άλλη χώρα ή περιοχή, για να δεις περιεχόμενο σχετικό με την. Scegli il Paese o territorio in cui sei per vedere i contenuti locali. 別の国または地域を選択して、あなたの場所のコンテンツを表示してください。 Velg et annet land eller region for å se innhold som gjelder der. Escolha para ver conteúdos específicos noutro país ou região. Välj ett annat land eller område för att se det innehåll som finns där. Konumunuza özel içerikleri görmek yapmak için başka bir ülkeyi veya bölgeyi seçin. Chọn quốc gia hoặc khu vực khác để xem nội dung cho địa điểm của bạn

Diese Box wird angezeigt, da die Seitensprache nicht mit einer den Browsersprachen übereinstimmt.

Close



"Disfrutar, disfrutar, disfrutar"

Ernst Prost explica aquí, por qué precisamente ahora actúa de manera anticíclica e invierte en "mercados, personas y nuestra marca"

Queridos copartícipes, queridos empleados, queridos disfrutadores:

 Yo soy de la vieja escuela. Un fósil, casi, o por lo menos en peligro de extinción. Empecé como aprendiz de mecánico con una semana de 45 horas y un salario de 80 marcos al mes. Años más tarde había más dinero, pero la jornada laboral se alargaba más y más. Queríamos llegar a ser algo, queríamos progresar... Era completamente normal trabajar hasta el mediodía en las vísperas de Nochevieja o también de Nochebuena. Y no se conocía eso de desearse feliz Navidad y feliz año nuevo ya desde mediados de noviembre. El viernes era un día de trabajo más y teníamos 21 días de vacaciones.

Para los más jóvenes esto sonará a esclavitud o, al menos, muy alejado del equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Disfrutar, aflojar, descansar, relajarse, recuperarse, distanciarse del trabajo, a la misma vez que se encuentra a uno mismo, fines de semana largos y semanas de trabajo cortas y encima quejarse del estrés durante la semana laboral de cuatro días y medio. ¿De verdad que el trabajo es tan terrible que hay que reducirlo cada vez más? Eso sería triste y un mal camino. ¿De qué hay que recuperarse y qué hay que disfrutar? El trabajo trae satisfacción, reconocimiento, autoafirmación y la agradable sensación de haber hecho algo.

Es más, creo que el trabajo es parte fundamental de una vida plena. Pregúntenle a un desempleado, más allá del dinero y del contacto social que se obtienen mediante el trabajo. Si lo único que es sagrado es el tiempo libre y lo contrario es pura tribulación o se percibe como malo, entonces algo no está funcionando. ¿Tiene sentido el aburrimiento? No me gusta esta fórmula de equilibrio entre trabajo y vida privada. Está mal. Como si la vida y el trabajo fueran antagónicos.

El trabajo es parte de la vida. Y además parte importante. Yo quiero que las personas tengan un trabajo que les llene y que les divierta y entretenga. Trabajar da sentido a la vida, también trabajar para otras personas y para la comunidad (piense tan solo en las profesiones asistenciales). Por descontado que la relación laboral y el tiempo dedicado deben estar dentro de un orden. Por esa razón he prohibido sistemáticamente las horas extras.

Durante mis años locos, siempre esperé a que nuestros competidores disfrutaran de un fin de semana largo o de vacaciones o que se ausentaran por cualquier motivo y dejaran así su "fortaleza" desprotegida. Siempre supimos aprovechar esas ocasiones. Cuando la competencia estaba de vacaciones, nosotros presentábamos a nuestros clientes las más llamativas ofertas. En algunos festivos aparecíamos con iniciativas y actividades y sacábamos así el máximo rendimiento al tiempo. Cuando los otros se reincorporaban a sus actividades, nosotros ya habíamos logrado nuestros objetivos. Me sigue gustando esta maniobra sorpresa para aprovechar "la ausencia del adversario y sacar ventaja".

Y también ahora en la crisis seguimos jugando según estas mismas reglas. Es una locura: la mayoría se pone a cubierto, recorta sus presupuestos y reduce a la mínima expresión todas sus actividades o se queda en casa hasta que esto pase. NOSOTROS hacemos precisamente lo contrario, aprovechamos la oportunidad que se esconde en toda crisis, procediendo de manera anticíclica e invirtiendo ahora en mercados, personas y en nuestra marca.

Otros 200 spots publicitarios en la televisión... ¡esta sorpresa de por sí ya vale mucho! ¡Es el momento, amigos! Aprovechemos la ventaja que tenemos en el terreno de juego, también el tiempo, y el factor sorpresa. Saquemos el mayor provecho de lo que estamos haciendo en estos momentos. Ya podremos disfrutar más tarde, cuando hayamos ganado el partido.

 Les saludo con toda vitalidad y alegría,

Su

Ernst Prost

Gerente


USA

Europe

Bosna i Hercegovina
Czechia
Danmark
Deutschland
Eesti
España
France
Great Britain
Hrvatska
Ireland
Italia
Kosovë
Latvija
Lietuva
Magyarország
Nederland
Norge
Österreich
Polska
Portugal
Schweiz
Slovensko
Srbija
Suomi
Sverige
Türkiye
Ελλάδα
Македонија
Монтенегро
Россия
Србија
Украина

Asia Pacific

Australia
Brunei
Indonesia
Malaysia
Myanmar
New Zealand
Pakistan
Singapore
Thailand
Việt Nam
Казахстан
Киргизия
ישראל
ایران
中国
日本
대한민국

Americas

Argentina
Bolivien
Brasil
Chile
México
Paraguay
Perú
Trinidad & Tobago
Uruguay

The United States, Canada and Puerto Rico

Canada
USA

Africa, Middle East and India

South Africa
Uganda