Wähle ein anderes Land oder eine andere Region, um Inhalte für deinen Standort zu sehen. Select another country or region to see content for your location. Seleccione otro país o región para ver el contenido de su ubicación. Selecteer een ander land of een andere regio om de inhoud van uw locatie te zien. Vælg et andet land eller område for at se indhold, der er specifikt for din placering. Voit katsoa paikallista sisältöä valitsemalla jonkin toisen maan tai alueen. Choisissez un pays ou une région pour afficher le contenu spécifique à votre emplacement géographique. Επίλεξε μια άλλη χώρα ή περιοχή, για να δεις περιεχόμενο σχετικό με την. Scegli il Paese o territorio in cui sei per vedere i contenuti locali. 別の国または地域を選択して、あなたの場所のコンテンツを表示してください。 Velg et annet land eller region for å se innhold som gjelder der. Escolha para ver conteúdos específicos noutro país ou região. Välj ett annat land eller område för att se det innehåll som finns där. Konumunuza özel içerikleri görmek yapmak için başka bir ülkeyi veya bölgeyi seçin. Chọn quốc gia hoặc khu vực khác để xem nội dung cho địa điểm của bạn

Diese Box wird angezeigt, da die Seitensprache nicht mit einer den Browsersprachen übereinstimmt.

Close



"1 millón de millones = 1 billón"

La oportunidad de que dispone el Estado, en esta fase de tipos bajos de interés, para estimular la economía después de la crisis del coronavirus, la desgrana Ernst Prost en esta circular

Queridos copartícipes, queridas compañeras, queridos compañeros:

 

A mí me gusta recurrir al vocabulario belicoso de guerras y batallas heroicas. La mayoría de las veces, después de una cuarta de vino o cuando he leído a Clausewitz... A lo que no recurro es a la retórica bélica, independientemente de lo drástica que quiera pintar la situación o las tareas que nos esperan. La guerra es algo muy distinto a una crisis. Y ya he descrito cuál es la diferencia entre guerra y batalla. La guerra mata personas, las batallas salvan vidas.

Además, veo una diferencia fundamental entre la guerra y esta crisis: En la guerra se destruye todo. Máquinas, fábricas, instalaciones, casas, arrasa todo. Todos los valores, todas las propiedades. En estos momentos no estamos presenciando semejante destrucción de propiedad privada, propiedad corporativa o infraestructuras estatales, aunque más de una esté saliendo mal parada. Pero no tenemos que reconstruir nada como al final de la Segunda Guerra Mundial. Lo único que tenemos que hacer es volverlo a poner en marcha. No es tarea fácil, pero tiene solución. Me importa subrayar la diferencia, porque últimamente se habla mucho de una economía en ruinas. Quizá sea más apropiado hablar de una hibernación involuntaria, comatosa...

Lo bueno que tenemos nosotros los alemanes es nuestra dedicación, ambición y nuestro auténtico furor al trabajar. Esto supone ya el 90% de lo que necesitamos para volver a ponernos en marcha... Y encima mil millones multiplicados por mil, dicho de otra manera, un millón de millones... eso es un billón de euros. También pueden ser dos billones. ¿Y qué? En estos momentos, el dinero no cuesta nada. Lo que cuesta el dinero, lo que se llama intereses, el Estado no los tiene que pagar en estos momentos. Hemos vuelto a tener suerte... Durante la época de tipos de interés altos, Alemania tenía que pagar anualmente entre 20 000 y 40 000 millones de euros en intereses por su deuda soberana. Gracias a que no estamos en rojo y a que disfrutamos de una época sin intereses, podemos ahorrar todos esos miles de millones de euros que se destinaban a los intereses en los presupuestos federales. Eso está muy bien para empezar.

¿Y qué es lo que ocurre ahora con los costes en los presupuestos, si añadimos dos billones de euros más a los dos billones de nuestra deuda? Pues eso: ¡nada! Mientras que el estado no tenga que apoquinar por los intereses, no tendrá gastos adicionales, con lo que no habrá recortes en otros apartados, mucho mejor. Sería una catástrofe que por culpa de esta crisis tuviéramos que endeudarnos y por culpa de dichas deudas tuviéramos que llevar a cabo unos durísimos recortes, ya se sabe dónde. Pero no es el caso. Se puede vivir tranquilo cuando no hay que pagar intereses por las deudas. Sobre todo, cuando la deuda es con los ciudadanos de su propio país. El término es "préstamos públicos".

No soy el Ministro de Economía, sino un simple director gerente en este país, pero yo lo haría así. Me colocaría la bazuca al hombro y gritaría, como lo hizo en su día Mario Draghi, "cueste lo que cueste" y me endeudaría todo lo necesario para impulsar la economía de nuevo. Ahorrar dinero ahora tendría tanto sentido como parar el reloj para ganar tiempo.

Ya "de paso" se podrían poner en marcha esos programas de inversión tan urgentemente necesarios para modernizar una parte de las infraestructuras alemanas. Escuelas, puentes, digitalización, transición energética y la salud pública. Como ven, queda mucho por hacer. Hay muchísimo trabajo y si ahora se pone lubricante al motor, esto es, dinero contante y sonante, después de la crisis nos irá mejor que antes. Si se hace bien, esto será la receta no solamente para Alemania sino para toda Europa. Para ello no se puede estar atado a ideologías, nacionalismos o incluso fundamentalismos. Si el BCE emite eurobonos, nuestros vecinos recibirán dinero a bajos tipos de interés; y de eso se trata precisamente: ¡de los intereses!

 

Su 

Ernst Prost


USA

Europe

Bosna i Hercegovina
Czechia
Danmark
Deutschland
Eesti
España
France
Great Britain
Hrvatska
Ireland
Italia
Kosovë
Latvija
Lietuva
Magyarország
Nederland
Norge
Österreich
Polska
Portugal
Schweiz
Slovensko
Srbija
Suomi
Sverige
Türkiye
Ελλάδα
Македонија
Монтенегро
Россия
Србија
Украина

Asia Pacific

Australia
Brunei
Indonesia
Malaysia
Myanmar
New Zealand
Pakistan
Singapore
Thailand
Việt Nam
Казахстан
Киргизия
ישראל
ایران
中国
日本
대한민국

Americas

Argentina
Bolivien
Brasil
Chile
México
Paraguay
Perú
Trinidad & Tobago
Uruguay

The United States, Canada and Puerto Rico

Canada
USA

Africa, Middle East and India

South Africa
Uganda